EL AUMENTO DE LAS TEMPERATURAS                  EN LOS SIGLOS XX y XXI

02.02.2018

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 13 nos indica que los países deben tomar medidas para combatir el cambio climático. Uno de los fenómenos que se perciben sin profundizar en el tema que nos acomete, es el aumento de la temperatura en los últimos dos siglos.

La temperatura media mundial de la superficie ha aumentado de 0,6 º C desde 1861. Durante el siglo XX el aumento fue de 0,6 ± 0,2ºC. Este valor superior en 0,15 ºC a las previsiones que se habían establecido. Establecen que, es probable que, los años noventa hayan sido el decenio más cálido y 1998 el año más cálido en el registro instrumental desde 1861, según se indica en la Figura 1.

Lo que podemos asegurar es que, la temperatura media global de la superficie terrestre ha ido aumentando en aproximadamente 0,85 ºC entre 1880 y 2012. Por lo que, cada una de las tres últimas décadas han sido sucesivamente más cálidas. Y probablemente, las más cálidas de los 800 últimos años y los 1.400 años, si bien la tasa de calentamiento durante los últimos 15 años ha sido menor que la registrada desde la década de los 50.

Figura 1. Variaciones de la temperatura terrestre en 140 años. 


Fuente: Greenfacts (2001).

¿Ha aumentado la temperatura de la Atmósfera?

A finales de los años cincuenta el aumento de la temperatura mundial general en los 8 kilómetros inferiores de la atmósfera. Los 8 kilómetros inferiores a la atmósfera están influidos de manera distinta por varios factores: como el agotamiento de ozono estratosférico, los aerosoles atmosféricos y el fenómeno El Niño.

¿Ha disminuido la cobertura nivosa o la extensión de las zonas heladas?

Los datos de los satélites muestran que es muy probable que haya habido disminuciones de un 10% de la extensión de capa de nieve desde finales de los años 60 y las observaciones en la tierra muestran que es muy probable que haya habido una reducción de unas dos semanas en la actual duración de la capa de ozono en lago y ríos en latitudes medias y altas del hemisferio norte durante el siglo XX. La extensión del hielo marino en primavera y verano en el hemisferio norte ha disminuido de 10 a 15% desde los años cincuenta.

¿Ha aumentado el nivel del mar o el contenido calorífico de los océanos?

Los datos de los mareógrafos muestran que el nivel medio del mar en el mundo subió entre 0,1 Y 0,2 metros durante el siglo XX.

Figura 2. Recopilación de las temperaturas del mar.  

Fuente: Greenfacts (2014).

Respecto al siglo XXI, la Nasa de Estados Unidos (2015), mide en un gráfico, la evolución que ha tenido el dióxido de carbono en la atmósfera terrestre. Este ha sufrido siete ciclos de avances y retrocesos, hasta hoy, nunca se había acumulado tanto dióxido de carbono en la atmósfera, al haber alcanzado ya más de 400 partículas por millón. Es gracias al cambio climático que los humanos vivimos en la tierra ya que el fin de la última edad de hielo, hace 7.000 años, fue la que ha marcado el comienzo de la era climática que ha posibilitado el desarrollo de la civilización humana.

La mayoría de estos cambios climáticos ha sido debida a variaciones de la órbita terrestre que han ido modificando la cantidad de energía solar que recibe nuestro planeta. El creciente calentamiento de la atmósfera produce cada vez más deforestación. Desde la Revolución Industrial los océanos han aumentado su acidificación en un 30% y se estima que, al final de este siglo, el CO2 de los océanos alcance 150%.

Gernot Wagner y Martin L. Weitzman (2015), dos economistas muy importantes dedicados también al estudio de los problemas del cambio climático, estiman que, aunque los economistas no suelen tomar posiciones morales, como hacen los filósofos, el impacto del cambio climático va a ser muy grave, pero es más incierto cuándo o cómo tendrá lugar. Estos dos tipos de errores son mucho más graves en el caso del cambio climático actual, al ser un problema global, a largo plazo, irreversible e incierto.

Además, existen intereses muy poderosos que están muy invertidos en el "status quo" que hacen todavía más difícil formular las soluciones más adecuadas, pero para Wagner y Weitzman, los errores de comisión no pueden considerarse mucho peores que los de omisión, dado que el tamaño del problema es también enorme ya que, en el cambio climático, se pueden salvar no miles, sino millones de vidas.

Además, si no se actúa cuanto antes, se estima que los grados centígrados de la temperatura de la tierra aumentarán en 4,5 en 2100. Otros científicos han estimado 150cm e incluso 200cm, habiendo subido sólo 20cm en el siglo XX.

Marshall Burke, Salomon Hsiang y Edward Miguel en la revista Nature (2015) han demostrado que no existe una relación lineal entre productividad y temperatura. Según la Environmental Protection Agency (EPA) de EE UU todo va a depender de cómo los glaciares y las capas de hielo respondan al cambio climático. Sus modelos predicen que dos grados más Fahrenheit de calentamiento reducen un 15% del hielo del Ártico y el 25% del área cubierta por el Ártico a finales del verano, aumentando todavía más los niveles de los océanos.

"Cuanto antes se actúe de forma contundente, mejor"  

Fuente: El país.com y Greenfacts